7/29/2013

9º Capítulo, fanfic Mr. Destiny

Demasiada fiesta ayer, sin embargo hoy tengo el noveno capítulo y mañana el décimo. Así, me esperaré hasta el jueves y retomaré las riendas de la puntualidad xDD (valor que jamás tuve TT). De todos modos aquí se verá la declaración y patético cortejo (al menos para una desenamorada gumiho) de Kim Hyun Joong. Habrán más besos, como dije, y los cuatro últimos capítulos todo será más de drama y color rosa (taaaan cursi, podrá la piel de gallina xDDD). Aquí el 9º cap:






Habían pasado demasiadas cosas desde que, inocentemente, decidí cambiar de imagen para mi antiguo amor platónico: GD. ¿La primera? Desde luego enterarme que él ¡era gay!... se supone que, como todo buen cuento de hadas, yo termino con el príncipe después de cambiar ¡No el príncipe con otro príncipe! Tal vez… tal vez esté siendo demasiado egoísta, yo de verdad estaba enamorada de G-Dragon, pero puede ser que él nunca se haya fijado en mí de ese modo. Jamás supo que yo había ido a ese campus solo por él. Lo malo es que ese no es mi único gran problema. Yo soy una gumiho: un desgraciado zorro de nueve colas. Así que creo que me equivoqué de cuento de hadas. Este, desde luego, no es mi lugar.

-          Así que noona ya lo arregló todo – decía Kim Hyun Joong.
-          Perfecto – los ojos de Eun Chan brillaban.
Estábamos en la cafetería en la que Eun Chan trabajaba. Nos había advertido bien que nada de referirse hacia ella como una mujer, pretendía ser un hombre a pesar de que en su trabajo algunos ya sabían su verdadero sexo. Su jefe estaba distante, nos saludó con un gesto y siguió mirando su portátil. Al parecer las cosas entre Eun Chan y él no iban muy bien, la evitaba todo el tiempo. Nos encontrábamos en una mesa del café pegados a la ventana. Hyun Joong frente a mí, a su lado Eun Chan. El Sr. Gong Yoo a unas tres mesas a nuestra derecha, trabajando en su ordenador.
-          Eso está bien – decía yo – pero ¿exactamente qué arregló?
-          Tiene la idea, el equipo, al personal y todo lo que se necesite para grabar el spot. La idea la tiene pero no muy matizada. – Hyun Joong lo había arreglado casi todo.
-          Igualmente es perfecto – dijo En Chan – eres un genio – le dio un beso en la sien a Hyun Joong, este simplemente sonrió aludido. A nuestra derecha percibí la mirada de soslayo que le dedicaba a Eun Chan su jefe, parecía malhumorado.
-           Lo único que le falta es un guión y elegir los actores. Ella me ha dicho que de eso ya podría encargarme yo… - decía Hyun Joong – pero yo sé que de eso se encargará al final ella.
-          ¿De qué demonios hablas? – dije indignada – terminaremos de perfilar la idea y el guión lo haremos nosotros mismos. Al menos deberíamos hacer eso. – dije negando con la cabeza. ¿Cómo es posible que ese chico sea tan vago?
-          Como quieras – dijo encogiéndose de hombros.
-          Pues podemos aprovechar ahora mismo – dije, saqué de mi bolso una libreta mediana y un boli azul. Miré a mis compañeros que me dedicaban gestos aburridos y molestos. - ¿Qué? – dije – Va, lluvia de ideas.
-          Podríamos… - dijo Hyun Joong – hacer que una mujer alta, delgada, con curvas impresionantes y terriblemente sexy muestre su larguísimo cabello cuidado y sedoso. Las mujeres guapas siempre llaman la atención…
-          Pero eso… ¿no está muy visto? – dije yo.
-          Cierto, mujeres hermosas siempre hay… - dijo Eun Chan – está muy visto en todos los anuncios para champú de mujeres.
-          Claro, y – dije yo – ya que lo dices, los hombres sí que admiran estos comerciales pero obviamente si ven a una mujer es porque el champú es para una mujer. El que debemos promocionar es unisex, es decir para hombres y mujeres. - Eun Chan dio una palmada, señal de que tenía una idea.
-          ¿Y si… ponemos niños? Niños y animales… - dijo – eso también llama la atención, es lindo - dijo sonriendo.
-          Puede ser… - yo iba apuntando en mi libreta todo lo que decíamos.
-          Pero – objetó Hyun Joong – aunque sea lindo no llamará la atención del público juvenil que es al que debemos dirigirnos. Ha de ser un spot fresco, genial… quizá…
-          Deberíamos elegir actores jóvenes de imagen fresca… si es posible alguna cara famosa. – dije yo sonriendo. – alguien que esté de moda. 
-          ¿Alguien famoso? – dijo Eun Chan - ¿en dónde encontraríamos a alguien así?
-          Yo conozco unos cuantos… - sonreí.
Obviamente me refería a GD y TOP, quienes se habían vuelto muy cercanos a nosotros… sobre todo desde que Philip andaba cerca nuestro, TOP venía con más frecuencia… aquí había algo raro. ¿Será que TOP estaba celoso? Pero era imposible porque, según me dijo GD, este le rechazó. Bueno, ya les rogaré para que nos ayuden con el anuncio… aunque es extraño porque GD está en otro grupo de clase. Creo que sacará mala nota en este trabajo si nos ayuda…  Terminamos de perfilar la idea y el guión decidimos hacerlo el día siguiente. Ahora nos marchábamos a casa, el descanso de Eun Chan ya se había acabado por lo que Hyun Joong me acompañó a casa.
-          Es genial, tienes madera como guionista de anuncios – me decía Hyun Joong. Caminábamos por una calle de noche en dirección a mi casa.
-          ¿Te das cuenta ahora? – dije soberbia – probablemente no lo sepas, pero soy muy buena para muchas cosas…
-          ¿En serio? – dijo él. Sonrió – sobre todo para cambiar abruptamente.
-          ¿A qué te refieres? – dije curiosa.
-          A tu cambio. – dijo, me miró. – ¿No diste un cambio radical cuando viniste a la universidad?
-          Un cambio… - este tipo sí que sabía acerca de ello – no fue tan abrupto.
-          Creo que sí – dijo mirándome fijamente, tenía una sonrisa maliciosa – cambiaste tu aspecto, tu seguridad, incluso creo que hasta tu personalidad.
-          Tú no me conoces desde hace demasiado tiempo como para que digas eso…
-           También sé que cambiaste por GD.
-          Tú… - tartamudeé, eso definitivamente no le importaba – A ti eso debería traerte sin cuidado.
-          ¿El hecho de que cambiaste por alguien? – seguía sonriendo - ¿Es triste no? Cambiar para una persona de la que estás enamorada pero que ni siquiera te corresponde.
-          Para – me detuve y le miré fijamente – ya te dije que no te importa. No sabes nada.
-          Te equivocas – su sonrisa se esfumó – yo lo sé todo… Vienes enamorada de GD desde la secundaria probablemente… lo seguiste hasta la universidad e incluso tomaste la misma carrera que él.
-          Esta carrera me gusta, no tiene nada que ver – estaba furiosa, levantaba la voz.
-          Claro… por eso luego planeaste con Eun Chan cambiar y tratar de seducir a tu amor platónico…
-          ¿Tú cómo…?
-          ¿Es cierto? – dijo con una sonrisa de lado – vaya acerté… pero ¿es irónico verdad? Porque al final tu cambio no valió para nada…. Él no solo no te corresponde sino que además es gay y está enamorado de su mejor amigo.
-          ¡Cállate! – le grité, no tenía intención de que me siguiera atormentando aquello. Seguí caminando de largo, dejándolo allí. Pero de repente sujeto mi brazo.
-          Digo la verdad Mi Ho, no sé si estás enamorada aún de él pero has de saber que no tienes ninguna oportunidad. Desde el principio jamás la tuviste. – no sé de dónde o cómo pero mi mano impactó contra su mejilla.
Estaba furiosa pero aún más humillada, sabía que no había sido correspondida pero él no tenía ningún derecho de restregármelo a la cara. Hyun Joong me miró y en vi en sus ojos fuego. También estaba enfadado. Cogió más fuertemente mi brazo y me acercó a él de golpe. De repente me besó a la fuerza sin que yo pudiese defenderme o hacer algo para alejarle. Me tenía completamente inmovilizada en su abrazo mientras me besaba con ¿rabia? ¡Maldita sea! Traté de soltarme ¿Cómo demonios se atrevía a besarme? ¿Qué diablos pasaba por su cabeza? Le golpeé con todas mis fuerzas pero era imposible soltarse. Sus labios se movían insistentes contra los míos. Un par de minutos después que se alejó para tomar aire le mordí el labio inferior y él me soltó del dolor.
-          ¡Suéltame! – grité - ¿Qué demonios acabas de hacer? – estaba histérica – No… no lo entiendo. ¡Maldito imbécil! Ni… ni se te ocurra seguirme.
-          Mi Ho – dijo acariciando su labio herido con el pulgar. Le faltaba el aire, a mí también. Parecía arrepentido y que no sabía lo que acababa de hacer, pero yo sí que sabía. No le iba a perdonar jamás.
-          ¡Aléjate de mí! – me fui corriendo un par de calles alejándome lo más que podía.
Entré inmediatamente y sin saludar me encerré en mi habitación… por fin las liberé. Mis nueve impertinentes colas habían estado a punto de salir. Soy una gumiho y ante cualquier tipo de sentimiento fuerte mis colas asoman a la vista. Si ese idiota las hubiese visto habría sido el colmo de de los colmos. No creo que me deje en paz si se llega a enterar de que soy una gumiho. La verdad era que mis padres no son ellos en realidad, me adoptaron desde que tenía uso de razón y descubrieron mi verdadera forma. Ellos se informaron y descubrieron que yo era una gumiho, un zorro de nueve colas, pero jamás le contaron de esto a otras personas. Solo para no hacerme daño. No tengo poderes por alguna razón, o al menos no he descubierto que tenga alguno fuera de lo común, lo único extraño y prueba de mi fisionomía son mis colas y mis ojos azules que aparecen cada mucho tiempo. Tampoco sé nada de por qué soy así, ni de si tengo alguna familia o al menos mi historia. No sé nada y eso es lo peor de todo. Me enamoré de GD a primera vista en el mismo semestre en el que conocí a Eun Chan, mi mejor amiga. Ella es la única en quien confío de verdad mas ella no sabe el secreto que oculto. Hasta ahora no he podido decírselo y recientemente tengo miedo de que suceda algo si se lo confieso. Nadie más que mis padres y un doctor de confianza, amigo de papá, lo sabe.
He de decir que ver lo que había pasado entre TOP y GD fue doloroso para mí. Mi corazón se rompió en mil pedazos pero luego me fui dando cuenta de que GD no era para mí y que en realidad, aunque mis sentimientos fueron verdaderos en cuanto a él, no era una persona con la que pudiese decir, era mi complemento. Aquel complemento del que hablan todas las parejas. Dos personas han de saber complementarse. Sé que el jefe de Eun Chan y ella complementan a la perfección, él es arrogante y sexy pero buen sujeto, ella en cambio es humilde y divertida aunque a veces estrese. Se complementan a la perfección. Lo mismo he visto con Park Shin Hye y Lee Min Ho, he notado una enorme tensión entre estos dos y, aunque antes no se hablasen demasiado, a mi me daba que habían discutido. Creo que Hyun Joong sabía algo… pensando en el imbécil de Hyun Joong… jamás le perdonaré haberme besado. Pero ¿por qué demonios sigo pensando en ese beso? Fui de inmediato a lavarme los dientes y quitarme el sabor dulce de sus labios ¿dulce? ¡Repulsivo! ¿En qué diablos estoy pensando? ¡Voy a volverme loca!
-          Mi Ho, ¿pasa algo cariño? – tocó la puerta mamá.
-          Nada mamá. – dije desde mi baño.
-          Baja a cenar. – dijo y se fue.
Me puse el pijama y bajé a cenar. ¡Qué estúpida! Me lavé los dientes antes de cenar…
-          ¿Qué tal el día nena? – dijo mi padre mientras cenábamos.
-          Bien papá – dije mientras comía - ¿os dije que tenía un trabajo que hacer sobre un anuncio publicitario verdad?
-          Sí cariño ¿cómo va? – dijo mamá.
-          A la perfección un… compañero tiene una hermana que tiene contactos en agencias publicitarias y tal… nos irá bien.
-          Me alegro – dijo mamá sonriendo – puedes invitar a tus amigos aquí cuando quieras hacer el trabajo. Deberían venir mañana y así estreno mi nueva receta de tarta de chocolate que tengo pensada. – sonreí fingidamente.
-          Como quieras mamá.
Una vez acabé de cenar subí a mi habitación y me metí a la cama. Me tapé con la sábana hasta la cabeza. Traté de tararear una canción y recitar todos los monólogos y poesías que me sabía. Luego jugué con el móvil pero ¡Maldita sea! El beso no salía de mi mente. ¡Hyun Joong estaba muerto! Mañana mismo iba a matarlo… Entre lamentos e insultos me dormí. A la mañana siguiente me levanté con buen humor por alguna razón. Me duché temprano y bajé a desayunar. Mis padres se despidieron de mí y fueron a trabajar, mi chófer me esperaba en la entrada, me abrió la puerta de atrás del coche y la cerró cuando entré. Fuimos hasta la uni y allí ya estaba Eun Chan esperándome con una sonrisa.
-          ¿Qué tal bonita? – me dijo.
-          Genial – contesté. ¿Genial? No. No me encontraba genial. Me encontraba furiosa, debía encontrarme furiosa.
-          Vamos – dijo – Allí está la despreocupación viviente – dijo refiriéndose a Hyun Joong. Inmediatamente me tensé. No me atreví ni a mirarle a los ojos. Él se acercó a paso lento y con una leve sonrisa nos saludó pero luego se fue.
-          ¿Ha pasado algo? – dijo Eun Chan – os veo raros a los dos. No puedes mentirme Mi Ho.
-          Pues… - dije – nada en realidad.
-          ¿Nada? – levantó una ceja. Era imposible esconderle algo a ella, lo único que he conseguido esconderle es que soy una gumiho.
-          Me besó – dije en voz baja pero lo escuchó a la perfección y abrió la boca. Lentamente caminé alejándome de ella por la vergüenza pero me cogió del brazo y esbozó una pícara sonrisa. - ¿De qué te ríes?
-          ¡Le gustas, le gustas, le gustas! – chillaba.
-          ¡Cállate! – dije poniendo mi mano sobre su boca, los demás nos miraban extrañados – seguramente bromeó, ya sabes cómo es él…
-          De ningún modo – dijo Eun Chan – os he visto jugar y pelear como niños pequeños, era cuestión de tiempo. – se encogió de hombros.
-          ¿Qué era cuestión de tiempo? – pregunté enfadada.
-          Pues que le gustes. Igualmente a ti. Seguramente él ya te gusta pero como eres tan tonta aun no te das cuenta.
-          ¿Pero qué…? – dije indignada – ¡jamás!
Y los días pasaron lentamente para mí… Hyun Joong no se había conformado con besarme, ahora parecía querer cortejarme. Estaba todo el tiempo pendiente de mí. Y mi odio crecía y crecía, ¡quería matarlo!
-          No entiendo qué clase de odio irracional sientes hacia mí – decía.
-          ¿Y encima preguntas? – respondía yo.
-          Ajá – sonrió. – Mi Ho me gustas. – me sonrojé. ¿Cómo podía ser tan directo?
-          Deja de bromear – le respondí yo y me alejé de él. Pero, como siempre, sujetaba mi brazo y me hacía girarme hacia él. Me miraba fijamente y decía serio.
-          No bromeo. – Tragué saliva. Me alejaba de inmediato y me iba a lavar la cara. No iba a caer en su juego… ¿Es qué acaso quería darme un maldito infarto?
Esta conversación era rutina de todos los días. Hyun Joong declarando su amor por mí a los cuatro vientos. Todos los sabían y simplemente se reían, creían que éramos tal para cual. Ir al campus era un infierno. Jamás perdonaría a aquel idiota. Cuando era hora del descanso me escabullí de todos y en vez de pasar el rato como todos en el lago secreto que teníamos lejos de los demás estudiantes fui a vaguear por allí. A mi lado, sobre un muro, había una cajita de plata. Yo ya la había visto antes. La recordaba, era la cajita de galletas de la suerte. La abrí y saqué una galletita. Extraje el rollito de papel que tenía y leí. “Solamente aquel que es demasiado fuerte para perdonar una ofensa sabe "amar"”.Vaya que ganas de romance tiene el día,  me arroja el amor a la cara… pff. Me aburría sola por lo que volví a donde estaban todos. Comimos algo que compraron en una de las cafeterías y, como era ya común los últimos días, bromeaban acerca de mí y de Hyun Joong.
-          No le veo la gracia por ninguna maldita parte – decía furiosa.
-          No sé porque te enfadas, aquí todos sabemos que te gusta también – decía Shin Hye.
-          ¿Ahora incluso tú? – mi odio no podía ir a más.
-          Confiésalo – decía Eun Chan sonriendo maliciosa.
-          ¡Jamás!
-          ¡Ya me enteré! – ¡GD! Lo último que me faltaba…
-          ¿Cómo…?
-          Hyun Joong vino hace un momento y me dijo que te besó y que te quería. – decía GD riéndose… ¡esto era el colmo! No es que me doliese que lo supiese él también porque sinceramente creo que ya no siento nada por GD… ¡pero que hasta él lo sepa! - También anunció en una llamada de atención que no quería ver a ningún chico cerca de ti o lo mataba… Ya todos están advertidos – reía – probablemente esta tarde aparecerá algún anuncio en el periódico de la universidad.
-          ¡No me lo puedo creer! – chillé de rabia - ¡Ese maldito imbécil está muerto!
-          ¿Quién? – hablando del rey de Roma… En cuanto oí su voz me giré con ojos furibundos y me abalancé encima de él como una fiera. Iba a matarlo.  Él me cogió al vuelo y me tuvo entre sus brazos. Otra vez no podía moverme… maldita debilidad femenina…
-          No pensé que sería tan fácil… - reía mientras me miraba de muy cerca. Todos comenzaron a reír. Chillé en un grito agudo y le pateé en una pierna. – ¡Ay!
-          ¡No te me acerques! Eres un maldito idiota. ¿Qué demonios es eso de que vas advirtiendo a todo el mundo? ¿Es que quieres morir? – él rió mientras sobaba su pierna herida. Sonreí mentalmente por haberle causado aunque sea un poco de dolor.
-          Ya están todos avisados. Hasta los profes lo saben – se encogió de hombros mientras se acercaba. Yo me alejaba de él.
-          ¿El qué? – me encaré luego.
-          ¿El qué? – dijo con voz seductora – Que eres mía. – volvió a coger mi brazo y con la otra mano mi cintura acercándome a él. Este hombre no tenía suficiente. Se me cortó la respiración y tragué saliva. Demasiado cerca… Le propiné otra patada. – ¡Au!
-          No te acerques. – volví a amenazar. Todos veían la escena divertidos. Me largué de allí.
No me podía creer el terrible cambio de 180º que acababan de dar las cosas. Los demás dicen que ya lo veían venir. Yo, desde luego, jamás lo habría esperado. No me podía creer que le gustase… ¿de verdad…? Ni hablar, solo está jugando conmigo… Como siempre hace. ¿Pero… y si no miente? ¿Y si de verdad le gusto? Puede caber la posibilidad. Creo que… ¡No! ¡Iba a volverme loca! Si seguía pensando. ¡Ah! Que maldito enredo era mi cabeza. Debería olvidarlo todo, ignorarlo. Pff pero siempre acechaba la idea de que… tal vez si le guste. Hyun Joong era un sujeto que no estaba nada mal, a decir verdad era guapo… inteligente… sexy… ¡No! Era un maldito idiota, degenerado y vago que hace lo que quiere. Voy a olvidar todo lo que pasó. Aigo ¿por qué me pasan estas cosas? ¿Por qué tengo que gustarle a él? ¿Por qué yo? Bueno… pues no tiene tan mal gusto… en realidad tiene buen gusto, viste bien, a la moda, siempre huele bien y habla con una voz bastante seductora que hace que una se… ¡No! Era un maldito imbécil, arrogante y egoísta. ¡Loca, loca, loca! Sinceramente con estos pensamientos bipolares estaba a minutos de darme un derrame cerebral. Y así fue… me pasé toda la maldita clase pensando en ese tonto que me besó a la fuerza y ahora confesaba que le gustaba. No sé qué clase de novias haya tenido él antes pero seguramente habrían cortado con él de inmediato ¡¿Quién demonios podría aguantarle?! Celoso, narcisista, sinvergüenza…
-          Sé que lo estás pensando… - dijo cerca a mi oído Eun Chan. Me sobresalté. – No le des más vueltas… No pierdes nada intentando al menos salir a una cita con él.
-          Ni hablar.
-          ¿Por qué eres tan terca? Al menos una cita. Solo una… si no te gusta puedes dejarle.
Maldita Eun Chan ¿Estaba de su parte o qué? Al terminar la uni fui a casa, la llamé y con todo el pesar al demonio de Hyun Joong también. Teníamos que hacer el guión del anuncio que se había pospuesto demasiados días ya. Se nos hacía tarde.
-          Es un placer tenerte de nuevo cariño – saludaba con ternura mamá a Eun Chan.
-          El mío tía – decía de cariño mi amiga. Pasó Hyun Joong y se presentó. Su nombre completo, con una enorme y perfecta sonrisa, lucía tan caballeroso con mi madre, incluso le besó una mano en saludo.
-          Oh, qué joven tan caballero – decía mamá totalmente embelesada. Maldito idiota… - ¿Es tu amigo Mi Ho? – me preguntó.
-          Lamentablemente sí – dije con gesto aburrido – tenemos prisa. No estarán más de un par de horas. – dije mirando directamente a Hyun Joong que me observaba divertido.
Hicimos un guión que nos pareció increíble. De forma sorprendente Hyun Joong coperó con nosotras y ya casi lo teníamos todo. El guión se centraba en un escenario de universidad, no, no somos tan originales… En este campus hay un lugar precioso, alejado del resto, en el que algunos jóvenes (entre chicos y chicas) de aspecto fresco sonríen y conversan entre ellos en un día soleado. Sabíamos a la perfección qué lugar sería. Los actores ya los elegiríamos después. Una vez acabamos Eun Chan se disculpó y fue al servicio… estaba segura de que quería dejarnos a Hyun Joong y a mí solos. No había nadie más en casa, mamá nos dejó una tarta de chocolate hecha para cuando tuviéramos hambre. Yo estaba nerviosa, él estaba cerca.
-          Debemos hablar. – dijo mirando fijamente a mis ojos – no he tenido oportunidad antes de decírtelo personalmente…
-          No te molestes. – dije enfadada – creo que ya que se enteró todo el mundo por lo que  no hace falta que me lo digas personalmente… - respondí cínica.
-          Mi Ho. – dijo voz intensa – es serio. De verdad… lo siento, siento mi personalidad tan…
-          ¿Arrogante? ¿Infantil? – decía aun enfadada.
-          De verdad que lo siento. Yo… nunca antes he… tenido una pareja de esta manera.
-          ¿Qué? – eso sí que me sorprendió. Parecía ¿tímido? ¡Ja! ¿Sentir vergüenza? ¿él…?
-          Soy… demasiado infantil, arrogante, narcisista, celoso, y todo lo que quieras – dijo con ojos sinceros – pero de verdad que… me gustas – dijo, estaba demasiado cerca. ¿En qué momento se acercó tanto? – me he enamorado de ti. ¿Puedes creerme?
-          Hyun Joong – susurré. Pero fue demasiado tarde. Ya me había vuelto a atrapar con sus cálidos brazos y me besó lentamente, con delicadeza, esperando a que yo retrocediese. Pero no fue así. Estaba anonada, no sabía lo que hacía. Su aliento dulce me envolvía y no me pude resistir al aroma que desprendía su cuello… a esos labios tan suaves.
No, no, no. ¡Mierda no! Las… ¿por qué no retrocedí? Ahora ya era demasiado tarde… Demasiados sentimientos juntos, demasiadas emociones. Mis colas salieron una a una limpiamente brillando con fuerza. Retrocedí pero él ya las había visto. Abrió los ojos demasiado por la sorpresa y detrás de él se oyó un ruido.
-          ¡Hey Mi Ho! deberías poner papel en el baño… - Eun Chan acababa de salir de mi baño y al ver la escena se quedó perpleja – ¿Qué diablos…?


Solo queda esperar la reacción de Eun Chan y Kim Hyun Joong, que ya se verá, son bastante diferentes entre sí xDDD. En el próximo capítulo se verá qué le ocurre al Sr. Gong Yoo que ignora apropósito a Eun Chan, las cosas se pondrán muy tensas. Advierto que será un cap intenso xD habrán de nuevo más besos. Con esto acaba el cap, hasta mañana xD.



0 comentarios:

Publicar un comentario


¡Annyeong! ¡ Bienvenidos a Doramas Preference. Este es un rincón donde compartir opiniones de doramas, películas, kpop, noticias y mucho más^^. ¡No os olvidéis de haceros seguidores y comentar!

Chingus ^^

Popular Posts